Terapias de desintoxicación

El arte de la desintoxicación

Vivimos en un mundo totalmente industrializado, que por un lado nos proporciona un lujo confortable, pero por otro lado también tiene sus inconvenientes en la producción inevitable de tóxicos ambientales cotidianos y ubicuos.

Una vez al año, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) define los tóxicos más significativos de la vida cotidiana en países industrializados; la lista de la Cercla:

Es poco probable que una enfermedad aparece repentinamente, pero a lo largo de muchos años se acumulan innumerables tóxicos cotidianos en el tejido nervioso y adiposo, así como en los ojos, la próstata, los riñones, la tiroides, la mama etc. Es un proceso gradual y lento.

Muchos científicos consideran estas toxinas cotidianas como una de las causas principales del fuerte aumento de las enfermedades autoinmunes y los cánceres, así como de las enfermedades mentales, que también han aumentado exponencialmente en las últimas dos décadas.

El arte de la desintoxicación debe desempeñar un papel central en la medicina moderna y científica.

Los efectos de las toxinas cotidianas: 1. Inhibidores enzimáticos en varios miles de enzimas, que son vitales para el metabolismo y el sistema inmunológico. 2. Defectos de las membranas celulares (el cerebro de las células). 3. Disolución de las estructuras de grasa en el sistema nervioso, que a su vez se compone de dos tercios de grasas. 4. Bloqueos del metabolismo de las mitocondrias (motor de las células). 5. Bloqueos del metabolismo hepático 6. Bloqueos del metabolismo cerebral (neurotransmisores centrales y periféricos). 7. Bloqueos de la producción de hormonas (microplásticos y otras sustancias tóxicas, que actúan como interruptores hormonales): Reducción de las hormonas sexuales, bloqueo de la producción de serotonina (hormona responsable del bienestar), activación de las hormonas del estrés. 8. Inhibición de la médula ósea con deformaciones de glóbulos rojos y blancos. 9. Trastornos del sistema nervioso vegetativo. 10. Trastornos de la cascada de coagulación. 11. Aumento de la formación de EOS (especie reactiva de oxígeno) que causan inflamaciones en todo el cuerpo. 12. Reducción del flujo sanguíneo en la parte final de las arterias. 13. Aumento de la temperatura corporal. 14. Al final, todos los tóxicos ambientales dañan el sistema inmunológico y tienen un efecto inmunosupresor. 15. Todos los tóxicos ambientales que permanecen en el cuerpo por períodos más largos (es decir, la mayoría), causan inflamaciones subliminales a lo largo del tiempo. 16. La regla de Haber: Cuanto más tiempo una sustancia tóxica permanece en el cuerpo, más nocivo será el efecto.

Si entendemos la lógica y la bioquímica de la naturaleza, podemos identificar las causas de enfermedades y así podemos encontrar una terapia de manera lógica.

Uno de los instrumentos más útiles de la medicina ambiental es la  INUSféresis®. Es la forma más efectiva del lavado de la sangre (aféresis), extrae todas las sustancias del organismo, que contribuyen al desarrollo de una enfermedad o que impiden la curación de inflamaciones crónicas, enfermedades autoinmunes y mucho más.

La terapia de quelación es igual de útil. Por vía intravenosa (iv) se administran agentes quelantes que funcionan como pinzas y arrancan los metales pesados altamente tóxicos (Cheilos significa «pinza» en griego antiguo) y de la misma manera se eliminan del tejido conjuntivo, del tejido adiposo, del tejido nervioso, los ojos (retina, mácula) y todos los demás órganos. Las cantidades de metales pesados tóxicos eliminados del cuerpo se pueden detectar a través de una prueba de orina.

Ambas terapias son altamente efectivas y pueden ser la base para mejorar la salud y la calidad de vida.

Socio de la Sociedad Médica de Toxicología Clínica de Metales, www.metallausleitung.de