TEL +49 40 357 111 64
 

SQM-Sensibilidad química múltiple

Nuestra capacidad de desintoxicación es individual

La sensibilidad química múltiple (SQM) es una enfermedad que ha estado en continuo aumento en todo el mundo durante muchos años. Hay muchas similitudes entre el SQM y el síndrome de fatiga crónica (SFC), fibromialgia, el síndrome de burnout (debilidad de la corteza suprarrenal) y síndromes de fatiga no específicos. Ciertos tipos de SQM también están asociados con un mayor riesgo de cáncer.

Con el paso del tiempo, unos 85.000 tóxicos ambientales, producidos en las últimas décadas, afectan a los humanos modernos a nivel diario. La conciencia y el conocimiento sobre el «infierno químico» cotidiano y ubicuo es básicamente inexistente, y eso a pesar de toda la educación con respeto a este tema. La mayoría de la gente reprime estos hechos. Son molestias, desagradables y no queremos que afecten nuestro bienestar diario. Hasta que aparezcan los primeros síntomas de enfermedades. Dado que hay muy pocos médicos con formación en medicina ambiental, el nivel de conocimiento de tóxicos ambientales es demasiado bajo. Estos médicos solo saben paliar síntomas, sin identificar o tratar las causas.

Todos sabemos que hay personas con alta tolerancia al alcohol y que hay personas que son incapaces de beber mucho. Esto se debe a la capacidad de desintoxicación individual. Como regla general, los hombres producen el doble de alcohol deshidrogenasa que las mujeres, por lo tanto, son capaces de metabolizar el alcohol mejor que las mujeres. Los indígenas de América tenían genéticamente una capacidad mínima o incluso nula de alcohol deshidrogenasa, por lo que (no sólo) el alcohol de los europeos fue su ruina.

La capacidad de desintoxicación es muy individual, dependiendo de la persona y la sustancia. Aunque cada ser humano posee aprox. 23 000 genes, las variantes de secuencia genética solo producen aprox. diez millones de variantes genéticas por gen y ser humano. En un lenguaje más sencillo, esto significa que cada ser humano reacciona de forma muy individual a su entorno.

Por lo tanto, los análisis genéticos tienen el potencial de identificar las causas de una enfermedad y de mejorar el diagnóstico.

Se debe tener en cuenta la regla de Haber, que establece que la concentración de una determinada sustancia tóxica aumenta cuando más tiempo permanece en un cuerpo.

Para asegurar la sobrevivencia humana, nuestros cuerpos desarrollaron sistemas de desintoxicación de fase 1 y fase 2 durante millones de años de evolución. Estos sistemas de desintoxicación se encuentran en el hígado, los riñones, los intestinos, los pulmones, el cerebro y las células sanguíneas.

Sin embargo, la capacidad de desintoxicación es muy individual. Todos los pacientes con SQM presentan trastornos de la capacidad de desintoxicación. Debido a los crecientes perjuicios ambientales de las últimas décadas, el número de personas que sufre de enfermedades ambientales está aumentando.

Utilizando el ejemplo de la enzima de desintoxicación de fase 1 CYP 2D6 (metabolismo citocromo P450-2D6), se puede estudiar la capacidad de desintoxicación de los humanos:

  • Entre el 3 y el 7 % de la población europea son metabolizadores ultrarrápidos (MU), que pueden descomponer los tóxicos con especial rapidez.
  • Entre el 60 y el 70 % de la población europea son metabolizadores extensivos (ME), que pueden metabolizar la mayoría de los tóxicos relativamente bien en dosis moderadas.
  • Entre el 25 y el 30 % de la población europea son metabolizadores intermedios (MI), que tienen una tolerancia restringida a los tóxicos en dosis moderadas.
  • Entre el 5 y el 10 % de la población europea son metabolizadores pobres (MP), que acumulan sustancias tóxicas de forma rápida y tienen un alto grado de intolerancia incluso a pequeñas cantidades de toxinas.

Las personas con tal o cual de los muchos otros trastornos de desintoxicación tienen problemas en el ambiente actual:

Pesticidas en casi todos los cereales, leche, frutas, verduras, vino y cerveza, innumerables aromas, colorantes, conservantes, la lista de aditivos alimentarios es infinita, fertilizantes artificiales, cosmético tóxicos (lociones, tintes para el pelo, otros artículos de peluquería y estética), tensioactivos como disolventes de grasa (el sistema nervioso está compuesto de grasas), tensioactivos en champús, detergentes, jabones, productos de limpieza, disolventes de los interiores (incluyendo cientos de diferentes policlorobifenilos = PCB), productos de limpieza con compuestos tóxicos de cloro, retardantes de llama legalmente prescritos con compuestos tóxicos de bromo, los compuestos ingenuos de flúor en pasta de dientes, tóxicos del tráfico, de industriales, polvo fino, microplásticos y plastificantes, etc.

Las enzimas de desintoxicación de fase 2 también son vitales:

Las Glutatión S-Transferasas (GST) desempeñan un papel clave en el proceso de la desintoxicación de carcinógenos y otras toxinas, por ejemplo, los metales pesados mercurio y plomo, que detectamos con frecuencia. Las variantes genéticas de las enzimas GST-M1, GST-T1 y GST-P1 provocan una eliminación deficiente de los radicales restantes de las reacciones de fase I, lo que aumenta el riesgo de tumores, enfermedades neurodegenerativas y muchas enfermedades asociadas con el estrés oxidativo. La ausencia de efectos de medicamentos también está asociada con esto.

Puede surgir una completa pérdida de actividad en GST-M1 y GST-T1. La GST-P1 puede presentar una variante genética que puede tener la consecuencia de una actividad enzimática modificada.

La Epóxido hidrolasa microsomal (mEH) convierte los epóxidos reactivos de la fase I en sustancias solubles y, por lo tanto, el organismo puede segregar aquellos. Aparte de las sustancias extrañas como las acrilamidas de las papas fritas, los bencenos (tráfico) y las aflatoxinas (moho tóxico), puede neutralizar varios medicamentos. Existen dos mutaciones en el gen de la mEH que, pueden conducir a un aumento o una disminución de la actividad de la mEH, dependiendo de la apariencia de dicha mutación, además pueden llevar a una mayor toxicidad de las sustancias que forman epóxidos.

Diferentes variantes del gen de la N-acetiltransferasa -2 -(NAT2) pueden conducir a un «acetilador lento» de la fase II. La acumulación de metabolitos radicales de la fase I puede provocar apariencias tóxicas y reacciones adversas clínicamente relevantes, como la hipersensibilidad, neuropatía o leucopenia. La NAT2 se produce en el hígado y se ocupa de la desintoxicación de benz(o)pireno, aromáticos policíclicos e hidracinas. También está implicado en la descomposición de aminoácidos.

La paraoxonasa 1 (PON1) hidroliza varias neurotoxinas e insecticidas organofosforados, como el paratión (E605), el diazinón y el clorpirifós, que todavía se utilizan con frecuencia, así como muchas otras sustancias tóxicas. Dos variantes genéticas en el gen PON1 están asociadas con una reducción de la actividad enzimática.

Superóxido dismutasa 2 (SOD2) protege las mitocondrias del estrés oxidativo, causado por los radicales libres de oxígeno. Esta enzima también desempeña un papel importante en la desintoxicación de la amalgama. Una alteración genética está asociada con una enzima menos activa, lo que significa que los portadores de la alteración genética corren el riesgo de dañar las mitocondrias. El resultado es un proceso de envejecimiento acelerado. Los pacientes que sufren de ello, también presentan un mayor riesgo de cardiomiopatía de la intoxicación por hierro, procesos degenerativos (baja densidad ósea), enfermedades autoinmunes, infertilidad masculina, cáncer de mama, cáncer de ovario y la posibilidad de Parkinson.

Terapia e la importancia clínica

Al principio, los pacientes con SQM suelen notar un rendimiento físico limitado. A menudo describen dolores musculares, de extremidades y de cabeza, una susceptibilidad a las infecciones, trastornos de concentración y de búsqueda de palabras, casi siempre también trastornos del sueño.

Los diagnósticos similares a los de SQM son los de SFC (síndrome de fatiga crónica), fibromialgia, síndrome del edificio enfermo (SEE) , hipersensibilidad electromagnética (HEM), intolerancia ambiental idiopática (IAI) o como lo denominan muchos viajeros síndrome aerotóxico. La medicina universitaria no ofrece un concepto causal para tratar aquellas enfermedades.

Debido a la reducción de la capacidad de desintoxicación, que no se haya detectada ni tratada, la probabilidad de enfermedades crónicas aumenta. Por ejemplo, la probabilidad de migraña, numerosos tumores, reuma, Alzheimer.

Numerosos estudios realizados en los últimos 20 años confirmaron que estas enfermedades tienen su origen en las interacciones entre los genes y el medio ambiente.

A través de curas de desintoxicación sistemáticas, hemos ayudado a muchos pacientes de manera precisa y eficaz.

La  INUSféresis® resulta ser un método muy eficiente y útil para ayudar a los pacientes con SQM

Comparte este artículo: