TEL +49 40 - 357 111 - 64
 

Medicina biológica

La clave de la autorregulación

Medicina biológica significa que no sólo trabajamos con «anti-medicamentos» químicos de la medicina universitaria (es decir, antibióticos, antialérgicos, antidepresivos, antidiabéticos, etc.), sino que también utilizamos tratamientos naturales antiguos y tradicionales, así como terapias naturales modernas y probados.

El objetivo de la medicina biológica no es bloquear los procesos metabólicos naturales con anti-medicamentos, sino consiste en restablecer la autorregulación del cuerpo con la ayuda de remedios naturales.

Los remedios naturales no pueden ser patentados, por lo que las compañías farmacéuticas y las universidades no tienen ningún interés en ellos. No pueden comercializarse. Pero eso no significa que no sean altamente efectivos.

Por ejemplo, la morfina (procedente de la planta de adormidera), es un inductor máximo del sueño y puede aliviar el dolor con gran eficacia. El incienso (lat. Boswellia), especialmente el incienso africano, tiene un fuerte efecto antiinflamatorio. En combinación con los ingredientes activos de la cúrcuma y la garra del diablo (harpagofitio), el incienso africano (Boswellia papyrifera) puede tener el mismo efecto como la cortisona, pero sin efectos secundarios. Con este ejemplo representativo, se puede demostrar la eficacia de los remedios naturales.

Una medicina holística no puede prescindir del uso de remedios naturales bien conocidos y probados.

La medicina biológica se centra en las unidades funcionales elementales de nuestro cuerpo, es decir, las células. Aquí es donde tienen lugar todos los procesos bioquímicos y biofísicos que hacen posible la vida. Esto debería ser el mayor enfoque de nuestras investigaciones. Debemos entender la matriz extracelular según el Prof. Hartmut Heine (Universidad de Düsseldorf) y el sistema básico según el Prof. Alfred Pischinger (Universidad de Viena). Los patrones básicos de la autorregulación biológica son el equilibrio ácido-básico, el funcionamiento de las membranas celulares (que son el cerebro de cada célula), el funcionamiento de las mitocondrias (motor de cada célula) y la consideración de la epigenética, la que se decide cuáles genes humanos deben utilizarse. Además, la medicina biológica se concentra en la capacidad de desintoxicación individual, lo que determina la capacidad de segregación de tóxicos metabólicos y ambientales. Esto también es un factor esencial de la autorregulación natural.

Aparte de la terapia biológica oral y adaptada individualmente, también disponemos de:

  • infusiones intravenosas con efecto regenerativo, adaptadas individualmente
  • Infusiones intravenosas con efecto antiinflamatorio, adaptadas individualmente
  • Infusiones intravenosas con efecto détox, adaptadas individualmente