TEL +49 40 - 357 111 - 64
 

Medicina ambiental

El vínculo entre las personas y el medio ambiente

En un mundo completamente industrializado, no es posible ignorar las consecuencias que surgen del proceso permanente de recepción y excreción entre los seres humanos y el medio ambiente.

Todo el mundo debe ser consciente de la exposición diaria a los tóxicos ambientales y todos deberíamos saber qué significa para nuestra salud.

Es evidente que la producción de alimentos en una agricultura totalmente industrializada sólo puede funcionar con la ayuda de innumerables productos químicos como fertilizantes, insecticidas, fungicidas, herbicidas, procesos de irradiación, ingeniería genética, aromatizantes, conservantes, colorantes, antibióticos, hormonas artificiales y edulcorantes artificiales. Cada día, cantidades ilimitadas de fruta, verdura, ensaladas, productos lácteos y carne, se producen de manera artificial. También el pez marino está contaminado con mercurio y microplásticos, casi sin excepción.

El mercurio, que ahora medimos con valores elevados, en aproximadamente el 80% de nuestros pacientes, es neurotóxico y bloquea 300 sistemas enzimáticos conocidos en mamíferos. Es muy probable que afecta el ADN directamente.

Los plastificantes, que hoy en día se pueden detectar en casi todas las personas, actúan como «disruptores endocrinos» y, por tanto, interfieren con nuestro metabolismo hormonal. Muchos productos lácteos se producen con la ayuda del dopaje de vacas, es decir, hormonas artificiales, diversos antibióticos, etc. Mientras que los medios de comunicación están preocupados por el dopaje en el deporte, nadie le presta atención al dopaje cotidiano en la producción de alimentos.

A esto se suman las cargas diarias con la desgasificación tóxica de los productos de limpieza e innumerables sustancias tóxicas de interiores, que inhalamos y que podemos detectar en la sangre o en la orina. También los cosméticos químicos como champús y jabones, cuyos tensioactivos irritan la capa de grasa protectora del sistema nervioso, así como lociones, tintes para el cabello, etc., que absorbemos a través de la piel, tienen un efecto tóxico a largo plazo.

La mezcla de miles de tóxicos ambientales cotidianos daña al sistema inmunológico y causa inflamaciones subliminales latentes con efectos a largo plazo.

La medicina ambiental tiene la respuesta adecuada: Con un análisis de laboratorio averiguamos la carga tóxica individual de nuestros pacientes de forma precisa y podemos sacar conclusiones sobre enfermedades existentes o esperadas, con respeto al patrón de la carga ambiental. El objetivo de la medicina ambiental es diagnosticar y eliminar las sustancias extrañas acumuladas en el organismo, así como ayudar a los órganos de recuperar las funciones dañados. De esta manera, se restablece la autorregulación debilitada, de personas enfermas. Para ello utilizamos diversas terapias terapéuticas de desintoxicación.

Medicina ambiental - Toxicología

La medicina ambiental proporciona diversos métodos diagnósticos y terapéuticos interrelacionados . El objetivo es la desintoxicación y eliminación de los tóxicos ambientales detectados en el tejido conjuntivo, el tejido adiposo, el sistema nervioso, los ojos, la próstata, las arterias y sus capas más finas y, por lo tanto, en todos los órganos internos. Los tóxicos ambientales bloquean las vías metabólicas importantes y tienen un efecto supresor en el sistema inmunológico.

  • Terapia ácido-básica y ortomolecular (minerales básicos, oligoelementos, proteínas, fosfolípidos)
  • Rehabilitación intestinal - en más del 70 % de nuestros pacientes detectamos una inflamación subliminal del intestino
  • Terapia natural antiinflamatoria
  • Activación de los sistemas naturales de desintoxicación del cuerpo
  • Métodos de desintoxicación naturales
  • Terapia de quelación - desintoxicación de metales pesados
  • Terapias de por vía intravenosa
  •  INUSféresis®

Estos son los métodos terapéuticos más importantes, que se adaptan según el diagnóstico individual. En BIOLOGICUM+ encontrará la combinación adecuada de antiguos conocimientos curativos y los tratamientos modernos de alta tecnología.