TEL +49 40 - 357 111 - 64
 

Enfermedad mitocondrial

Los motores impotentes de nuestras células

Las mitocondrias son responsables para la producción de nuestra energía. Los portadores de energía de nuestros alimentos, es decir, los carbohidratos y las grasas, se transforman en trifosfato de adenosina, que es la fuente energética universal de nuestro cuerpo.

El funcionamiento de nuestras mitocondrias está a menudo perjudicada hoy en día, esto se debe a:

  1. Insuficiente suministro de micronutrientes necesarios (detectamos a menudo)
  2. Tóxicos ambientales cotidianos y ubicuos que bloquean procesos bioquímicos importantes (casi siempre detectable en pacientes que sufren de enfermedades crónicas)
  3. Inflamaciones crónicas, también conocidas como «inflamación silenciosa», ya que su origen sean bacterias, enfermedades virales o autoinmunes.

Para funcionar, las mitocondrias requieren numerosos micronutrientes, especialmente en forma de vitaminas, minerales, oligoelementos, enzimas (especialmente la coenzima Q10) y aminoácidos. Deberíamos garantizar el suministro de estos micronutrientes todos los días. Se puede dudar que esto sea el caso con la dieta habitual de hoy.

Comparte este artículo: