TEL +49 40 - 357 111 - 64
 

Diagnóstico de inflamación

Descubrir fuentes de peligro ocultadas

Prácticamente todas las enfermedades tienen su origen en una inflamación aguda y/o crónica, así como en la hiperacidez crónica. Por lo tanto, el diagnóstico inflamatorio y el diagnóstico ácido/básico son de gran importancia.

Las causas de inflamaciones son entre otros: bacterias, virus, hongos, parásitos, innumerables tóxicos ambientales cotidianos, comida rápida y otros tipos de mala alimentación (química en los alimentos), radiación de varios tipos, estrés permanente.

La inflamación puede aparecer en cualquier tejido del cuerpo. Las inflamaciones más comunes e inadvertidas por los propios pacientes se encuentran en el intestino (Leaky Gut), en el sistema nervioso central y periférico, en el tejido muscular y conjuntivo, en las articulaciones y en la glándula tiroides. No debemos observar cada órgano de forma aislada, sino centrar nuestra atención en la interacción de los órganos individuales. El «eje intestino-cerebro» está científicamente probado, así como la interacción de las hormonas tiroideas - especialmente con las hormonas de la cápsula suprarrenal, que a su vez interactúa con el intestino.

Las causas de inflamaciones son:

  • Bacterias
  • Virus
  • Hongos
  • 85.000 tóxicos ambientales (Lista de Cercla)
  • Radiación del Wifi (definido como riesgo de cáncer por la OMS)
  • Predisposición genética a la inflamación
  • Defectos enzimáticos causados genéticamente 
  • Trastorno de la flora intestinal
  • Deficiencia de vitaminas, oligoelementos, minerales, enzimas, aminoácidos
  • Desequilibrio ácido/básico
  • Numerosos aditivos alimentarios (alimentos proinflamatorios)
  • Platos preparados, comida rápida

La clave de la investigación causal

Todos los órganos internos trabajan juntos como los engranajes de un reloj. Cuando las inflamaciones se transforman en inflamaciones crónicas (también inflamaciones crónicas subliminales latentes, es decir, la «inflamación silenciosa»), existe el peligro de que se convierten en una enfermedad autoinmune.

Las inflamaciones crónicas y las enfermedades autoinmunes aumentan la probabilidad de un cáncer posterior. Para contrarrestar esta cascada lo más pronto posible, se debería hacer un diagnóstico detallado y profundo de la inflamación, es tanto razonable como útil.

Dependiendo de la historia médica de cada individuo, medimos los diferentes sistemas proinflamatorios y antiinflamatorios. Las infecciones subliminales latentes más antiguas, así como el perjuicio ambiental actual, desempeñan un papel de gran importancia. Es necesario comprobar si las inflamaciones se transforman en procesos autoinmunes o no.